987 691 984 - 619 280 540

casacoscolo@hotmail.com

Cocido maragato

El cocido de Coscolo.

El cocido maragato es el rey de la cocina de la comarca y plato estrella de nuestra casa. Este cocido es el único que se tiene costumbre de comer al revés. Su orden en el servicio es: primero las carnes (morcillo de ternera, gallina, lacón, chorizo, morcilla curada, tocino, oreja, morro, pata y el sabroso relleno) troceadas en su justa medida y acompañadas con ensalada de lechuga y cebolleta fresca, a continuación los garbancitos de la tierra con repollo y guindillas verdes y por último la sopa de fideo. Para rematar tan fabuloso manjar; las natillas al caramelo con mantecada de Astorga (postre clásico y especialidad de la casa) o sorbete de mandarina, y si lo desean café de puchero con aguardiente.

La historia.

Corre la leyenda popular de que tras perder Napoleón Austria en 1810 centró sus esfuerzos en conquistar España y Portugal para lo cual ordenó al general Loison la conquista de Astorga. El ejército francés dispuso en los alrededores de la ciudad más de 10.000 soldados, teniendo su cuartel general en Castrillo de los Polvazares. Una vez identificado el punto más apropiado de la muralla donde debían centrar sus ataques, comenzaron a cavar los atrincheramientos desde los cuales podrían lanzar la ofensiva. Sabiendo las tropas españolas la necesidad de entorpecer estos trabajos no dudaron en lanzar repetidos ataques a los mismos que obligaban a los franceses a repetir el trabajo echado a perder. Los españoles aprovechaban el momento del día en el que menos oposición podrían recibir coincidiendo éste con el de la comida. Hasta tal punto fue la persistencia de los ataques españoles que las tropas francesas tomaron por costumbre comenzar a comer el pote por lo más consistente, sabiendo que la batalla estaba a punto de comenzar. Aquellos días que tenían la fortuna de no ser atacados podían terminar la comida dando buena cuenta de los garbanzos y del caldo.

También se dice por la zona, que los arrieros maragatos en sus largos viajes a pie con las recuas de mulas y proviniendo de tierra de matanza,llevaban las carnes curadas y los finísimos garbanzos de secano para preparar el pote a la lumbre.Si comenzaban con el caldo, las viandas se enfriaban, así que empezaban a comer lo sólido y terminaban con el caldo caliente.

Y si no, como dice la gente mayor: Si sobra algo que sobre el caldo.